ALVEAR  6 de octubre de 2017

Asaltan a camioneros a pocos metros del Río Aguapey

Los re­cien­tes epi­so­dios su­ce­die­ron con es­ca­sos mi­nu­tos de di­fe­ren­cia, to­dos en un sec­tor os­cu­ro y de abun­dan­te ve­ge­ta­ción cer­ca­no al Agua­pey, ca­nal de agua que de­sem­bo­ca al río Uru­guay, don­de de­ben ami­no­rar la ve­lo­ci­dad.

  Fueron tres ataques a mano armada sucedidos ella vecina ciudad de Alvear, el heco más importante ocurre en cercanías del río Aguapey. A uno de los choferes le robaron dinero. Dos impactos de bala dieron en el parabrisas del transporte de otro extranjero que se negó a detener la marcha. Buscan a los maleantes.   Tres ca­mio­ne­ros su­frie­ron asal­tos a ma­no ar­ma­da cuan­do cir­cu­la­ban so­bre la Ru­ta Na­cio­nal 14, en la lo­ca­li­dad co­rren­ti­na de Al­ve­ar, por una ban­da de mal­vi­vien­tes que efec­tua­ron dis­pa­ros a man­sal­va. Só­lo a uno de los cho­fe­res al­can­za­ron a ro­bar­le una es­ca­sa su­ma de di­ne­ro.   Los atra­cos su­ce­die­ron el miér­co­les a la no­che en una zo­na de cur­vas y con­tra cur­vas cer­ca­nas al ca­nal prin­ci­pal del río Agua­pey, a unos 7 ki­ló­me­tros apro­xi­ma­da­men­te del cas­co ur­ba­no del po­bla­do del in­te­rior pro­vin­cial.   In­for­ma­ción co­no­ci­da por distintos medios, in­di­ca que los ata­ques se su­man a un cuar­to ca­so re­gis­tra­do tam­bién en Al­ve­ar, el mar­tes cer­ca de una es­ta­ción de ser­vi­cios, don­de un ca­mio­ne­ro evi­tó el ro­bo arro­ján­do­se del ve­hí­cu­lo en mo­vi­mien­to.   Los re­cien­tes epi­so­dios su­ce­die­ron con es­ca­sos mi­nu­tos de di­fe­ren­cia, to­dos en un sec­tor os­cu­ro y de abun­dan­te ve­ge­ta­ción cer­ca­no al Agua­pey, ca­nal de agua que de­sem­bo­ca al río Uru­guay, don­de de­ben ami­no­rar la ve­lo­ci­dad.   Fuen­tes po­li­cia­les pre­ci­sa­ron que un hom­bre de na­cio­na­li­dad bra­si­le­ña, de 39 años, fue víc­ti­ma de un ti­ro­te­o. Los mal­vi­vien­tes, al in­ter­cep­tar­lo, no du­da­ron en efec­tuar­le va­rios dis­pa­ros, dos de los cua­les im­pac­ta­ron en el pa­ra­bri­sas. De mi­la­gro el con­duc­tor re­sul­tó ape­nas con el ro­ce de una es­quir­la a la al­tu­ra de la ore­ja de­re­cha.   Es­ta per­so­na tra­ba­ja pa­ra la em­pre­sa “Let­sa­ra” del ve­ci­no pa­ís, quien via­ja­ba des­de San­to To­mé (tras cru­zar el puen­te in­ter­na­cio­nal pro­ve­nien­te de Sao Bor­ja) en di­rec­ción a la pro­vin­cia de San­ta Fe, con una car­ga de re­pues­tos de au­to­mó­vi­les.   El ex­tran­je­ro in­di­có que le sus­tra­je­ron una es­ca­sa su­ma de di­ne­ro en Re­a­les, equi­va­len­tes a unos 500 pe­sos ar­gen­ti­nos cuan­do de­bió fre­nar an­te las de­to­na­cio­nes y vio su­bir a la ca­bi­na a uno de los su­je­tos ar­ma­dos.   Un se­gun­do trans­por­tis­ta fue víc­ti­ma de un in­ten­to de ro­bo en for­ma si­mi­lar. Pe­ro “za­fó” de los de­lin­cuen­tes que ex­hi­bie­ron ar­mas de fue­go, se­gún da­tos apor­ta­dos por el con­duc­tor en un pues­to de con­trol po­li­cial si­tua­do a unos 50 ki­ló­me­tros de don­de su­ce­dió el de­li­to.   Por si fue­ra po­co, un ter­cer ca­mio­ne­ro afir­mó ha­ber evi­ta­do a los cri­mi­na­les en esa zo­na de Al­ve­ar des­pués de que tra­ta­ron de que fre­na­ra la mar­cha. Los asal­tan­tes se­rí­an al me­nos tres su­je­tos. Si bien fue­ron vis­tos a pie jun­to a la ca­rre­te­ra no se des­car­ta que ha­yan uti­li­za­do mo­to­ci­cle­tas.   A los in­ves­ti­ga­do­res lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción la mo­da­li­dad de asal­tos, ya que usual­men­te los de­no­mi­na­dos “pi­ra­tas del as­fal­to” usan au­to­mo­to­res pa­ra in­ter­cep­tar a sus víc­ti­mas y ro­bar­les la mer­ca­de­ría o gran­des su­mas de di­ne­ro.   El mar­tes a la ma­dru­ga­da, tam­bién en Al­ve­ar, a un cos­ta­do de Ru­ta 14 fren­te a una es­ta­ción de ser­vi­cios, en la co­lec­to­ra Nor­te del ba­rrio Mi­tre, el con­duc­tor de un ca­mión car­ga­do de vi­ru­ta de­bió arro­jar­se del ve­hí­cu­lo en mo­vi­mien­to cuan­do un de­lin­cuen­te se col­gó de la puer­ta del acom­pa­ñan­te y efec­tuó dos dis­pa­ros, tra­tan­do de ha­cer que fre­na­ra la mar­cha.   La víc­ti­ma, oriun­da de Mi­sio­nes, in­di­có que co­rrió ha­cia la ex­pen­de­do­ra de com­bus­ti­bles a pe­dir ayu­da, mien­tras el ve­hí­cu­lo que ma­ne­ja­ba ca­yó a una zan­ja y el de­lin­cuen­te es­ca­pó sin con­su­mar ro­bo al­gu­no.    

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »