LA CRVZ  30 de abril de 2018

La necesidad de cuidar los espacios públicos

Hechos perpetrados por individuos inescrupulosos, que actuaron tanto individualmente como en grupos, y movilizados por inexplicables actitudes vandálicas.

 

Vecinos vienen denunciando que varias plazas y espacios públicos de nuestra ciudad han sufrido daños y ataques a sus infraestructuras, en especial a las zonas de juegos, y en aparatos de gimnasia al aire libre, y sobre todo el lo que respecta a bancos y luminarias, han degradado estos lugares destinados al esparcimiento, la sociabilidad y el descanso. 

Esos informes, basados en denuncias y testimonios gráficos de vecinos y de lectores, y luego comprobados por las autoridades respectivas, dejaron en claro que la mayoría de estos hechos fueron perpetrados por individuos inescrupulosos, que actuaron tanto individualmente como en grupos, y movilizados por inexplicables actitudes vandálicas.  

Ya antes los lectores habían advertido sobre la frustración e impedimientos que sufren las familias que llevan sus hijos a jugar a la plaza Belgrano, en razón de que la mayoría de los juegos infantiles instalados en el lugar han sufrido destrozos. Y otro tanto ocurrió en la Plazoleta de Av. Sarmiento y Ayacucho, donde se constataron daños en los juegos, lugar en el que los vecinos han denunciado roturas de diversos órdenes. 

Ni hablar del Pasaje 1° Centenario y de los espacios públicos dede los barrios ubicados en la periferia.

Si bien el Municipio de manera constante realiza mantenimiento de esos espacios con una importante inversión. Esa política, sin embargo, parece chocar con limitaciones en su concreción en razón de que no ha logrado resolver la problemática del cuidado y la seguridad de esos lugares. 

Aunque también resulta evidente que las inconductas sociales y las actitudes desaprensivas están poniendo en entredicho la convivencia ciudadana en el espacio público. ¿Habría que redoblar la vigilancia policial en esos lugares para mantener a raya a los inadaptados? ¿Será oportuno para controlar esos desmanes y mejorar la custodia de las plazas y parques -como muchos vecinos lo reclaman- el regreso de la función del placero? La gravedad de la situación y daño que se provoca al patrimonio común deberían alertar también a todos los actores sociales y gubernamentales en la búsqueda de soluciones a una problemática dolorosa, dañina, antisocial. 

 

 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

nombre

Esta gente se comporta de esta manera,porque viven tambien de esta manera,no tienen en sus hogares quien los guie,hay que educar a los progenitores también.

Responder a este comentario
Escribir un comentario »