LA CRVZ  1 de agosto de 2018

Basura, perros, vacunos y equinos.

Una fea postal de nuestra ciudad, denota el poco compromiso de los ciudadanos, de respetar los horarios de recolección de residuos y el control de animales sueltos.

 

Estos problemas, sin dudas y con seguridad son comunes en muchas otras  ciudades del país, es parte de nuestra cultura tal vez. Basura, perros, vacunos y equinos, son postales crónicas en distintas comunidades, y no somos la excepción.

Nos jactamos más de las veces de tener una hermosa ciudad, "Sucursal del cielo" aventuran algunos, pero más de la veces la sucursal la vemos muy descuidada.

Días atrás el Vice-Intendente Municipal Juan Antonio Silva, en su visita a Radio La Misión, se refería a esta problemática y esbozaba distintas maneras de hallar una solución. Desde hace años que se viene trabajando, a través de concientización, PROECO fue una de las primeras medidas en relación al control de residuos.

La recolección de residuos tiene días y horarios específicos, por ello la necesidad que entre todos, colaboremos sacando los residuos en los horarios preestablecidos, caso contrario luego los animales tanto perros como vacunos y equinos que deambulan por la ciudad, sin que sus dueños pongan un poco de voluntad para controlarlos. Terminan desparramando la basura depositada fuera de horario.

El espacio público es de todos, y entre todos deberíamos cuidarlo, protegerlo.

Sabemos que en otros países, se educa a la población desde niños sobre la importancia de respetar el medioambiente, lo que arroja excelentes resultados. Lamentablemente no poseemos ese nivel de educación y cultura, entre nosotros, es común agredir a la naturaleza, exterminando aves y animales, por algún rédito económico o superflúo (tráfico de aves, y animales exóticos).

La verdad que es muy penoso y vergonsoso ver animales callejeros en condiciones deplorables, pero preferimos como propietarios de dichos animales mirar hacia otro lado.

Como también es penoso, ver vecinos y comerciantes sacar la basura fuera de los horarios, y dejar a merced de los animales que deambulan por la ciudad. La solución, la única y más eficaz, es el compromiso, entre todos podemos hacer una ciudad mejor.

 

 

 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Lector

Hay que trabajar sobre este problema,los pueblos chicos debemos ser ejemplos de las ciudades,desde la casa y las escuelas.

Responder a este comentario
Escribir un comentario »