Hoy es viernes 13 de diciembre de 2019 y son las 02:03 hs. Quieres vivir tranquilo? Olvídate del qué dirán. Empezamos a ser felices cuando dejamos de preocuparnos por lo que piensan los demás.

18 de septiembre de 2014
La educación pública en el laberinto
Por Cristian Piris*

En una misma semana pasamos del festejo del Día del Maestro a la polémica por la eliminación de aplazos en la provincia de Buenos Aires. Quizás fue pura coincidencia, o tal vez una paradoja: Sarmiento, su visión, y el contraste con los tiempos que corren.
Cuando ocurren hechos como los descriptos, tendemos a polemizar de manera superficial, nos concertamos en argumentos "ad hominen"; es decir contra las personas, no miramos en perspectiva y tendemos a descalificar antes que a entender significados o identificar tendencias. Así es que al cabo de unos días nos agotamos de discutir antes de haber agotado el tema de discusión, entonces pasamos a otras cosas y nos olvidamos del asunto. Actuar así es una garantía de que nada cambiará, y es lo que efectivamente ocurre, sólo nos dejamos arrastrar por la correntada.
La eliminación de las calificaciones del 1 al 3 de la escala de notas no deja de ser una anécdota. Digo esto porque si miramos el panorama completo, nos encontraremos con una tendencia consolidada que va más allá de gobiernos y personas, que atraviesa partidos y funcionarios. En nuestro país se ha establecido la idea que en la educación pública no es deseable que exista competencia entre los estudiantes, que se debe desconfiar de la meritocracia, que la cultura del esfuerzo es una banalidad; y haciendo mal uso de valores ponderables como integración, inclusión y flexibilización, estamos sepultando la educación pública bajo una gruesa capa de mediocridad.
Hoy la educación pública está atravesada por problemas tales como retraso, repitencia, abandono y baja calidad de resultados. Demostraciones hay de sobra, las pruebas Pisa en cada evaluación nos arrojan peores resultados, el corrimiento de estudiantes hacia escuelas privadas es cada vez mayor, la sobre edad en las aulas es un dato insoslayable, etcétera. Son problemas generales, no afectan a un solo ciclo, también la universidad lo padece con bajísimos niveles de graduación que rondan el 26 por ciento, con un 44 por ciento de estudiantes que solo aprueban una materia por año y un 29 por ciento que no aprueba ninguna, y desde luego ninguna universidad argentina apareciendo en un lugar destacable en algún ranking internacional.
¿Qué hacemos ante esto? Atacamos las consecuencias y cuestionamos los instrumentos de medición. Si el problema es la baja calidad, atacamos la validez de las pruebas Pisa o los rankings internacionales; si el problema es la repitencia, impedimos que los alumnos puedan repetir (por ahora en el primer grado) y les permitimos aprobar el año cada vez con más materias previas; si el problema es la inclusión de sectores excluidos, los volvemos a introducir al sistema para las estadísticas, pero sin preocuparnos de las políticas de compensatorias y sin reparar en la sobre edad; si el problema es el rendimiento, eliminamos el mérito académico como exclusivo indicador para acceder al honor de la bandera y establecemos por norma que la nota más baja será el 4, etcétera. Esto pasa aquí y allá, en una o varias provincias, da igual, porque son todas manifestaciones de una pedagogía blanda que se ha impuesto en todo el país, de falta de rumbo y carencia de ideas en materia educativa.
La Ley de Educación Nacional es una clara muestra de ello. Es prolífica en derechos, pero escueta en deberes, en su articulado repite 57 veces la palabra derecho y sólo 7 obligaciones. Un ley donde todos tienen derechos, pero nadie deberes, no es un ley, es un catálogo de buenos deseos. No hay nada que pueda funcionar con un reparto tan desigual de deberes y derechos, porque nadie se obliga a nada. Es difícil articular un sistema educativo en ese marco.
Las decisiones que se están tomando en la escuela pública son decisiones que van a contramano de las tendencias mundiales donde hay una lucha permanente por la excelencia. En casi todo el mundo, los sistemas educativos se están reformando o revisando teniendo en miras la calidad educativa. En ese mundo ultra competitivo, nuestros jóvenes provenientes de escuelas públicas tendrán cada vez menos cabida. La movilidad social será una quimera, y la escuela sólo servirá para retroalimentar el ciclo de exclusión, más allá de los discursos y las buenas intenciones.
Tenemos educación pública que no incluye, sino que en el mejor de los casos contiene, pero que a la vez empuja a la clase media a la escuela privada, incluso muchos funcionarios educativos gubernamentales no mandan a sus hijos a escuelas públicas, en una clara muestra de un contrasentido absurdo o quizás de un profundo conocimiento de situación.
En el siglo XIX, un hombre llamado Domingo Faustino Sarmiento batalló incesantemente para lograr el desarrollo educativo, para sentar los pilares de una escuela pública robusta e inclusiva, y lo logró. Fue la batalla solitaria y colosal de un hombre para lograr algo que el pueblo no reclamaba. El "soberano" sumido en la ignorancia no podía reclamar aquello que desconocía. Ya en el siglo XXI no podemos esperar que la providencia nos regale otro Sarmiento, lograr el progreso educativo, volver a ser lo que fuimos, revertir la actual tendencia claudicante, esto sólo será posible si el pueblo lo demanda. No habrá cambios si padres, ciudadanos, quienes tenemos hijos en edad escolar o quienes sin tenerlos aportan con sus impuestos para el sostenimiento educativo no exigimos respuestas, no habrá salida para este laberinto en que se ha metido la educación pública argentina. Y como todos saben, la manera de salir de un laberinto es por arriba.

*Abogado, Magíster en Derecho Privado, Doctor en Derecho. Especialista y Magíster en gobierno y gestión universitaria. Ex Secretario General Académico de la Unne. Consejero Superior del Colegio
de las Américas de la Organización Universitaria Interamericana.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Río Uruguay: Se cobra una vida
Cochería Acuña: Informa fallecimiento de Fernando D. Salas
Cruceños se destacaron en el Triatlón -La Magia de un lugar-
UNNE Extensión Áulica La Cruz abrió inscripción
Bomberos rescatan un Puercoespín (Coendú)
 
 

MENSAJES EN NOTICIAS

 
 

HOY ES

 
Viernes 13 de Diciembre de 2019
 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en La Cruz
 

 

Clima en La Cruz, Corrientes

21.6°C

Nublado

HORÓSCOPO

 
Escorpio
ESCORPIO (del 24 de octubre al 22 de noviembre)

Estás en el momento ideal para dar un salto en tu trabajo. Te has esforzado y mereces un ascenso, muestra tus habilidades. Tu relación de pareja se fortalece a través de un intenso romanticismo, esto te convence de estar en el camino adecuado. Tomaste las decisiones correctas y lograste lo que te propusiste. Pero no creas que siempre será así, esta vez tuviste suerte.Sugerencia: Tu cuerpo no es un cesto de basura. Si no controlas más la calidad de lo que ingieres tu estómago te pasará factura.

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
58.09
63.09

 

LO MAS LEIDO DESDE EL INICIO

 
Ya es Ley la prohibición de maltrato a animales en la provincia de Corrientes
Ejército Argentino: Abre la inscripción para Soldados Voluntarios
Leyenda de la Flor del Ceibo
Abren las inscripciones para la Escuela de Gendarmería Nacional
Alvear: Niña de 11 años filma mientras su padrastro la sometía sexualmente
 
aaaa

DEJA UN MENSAJE

 
 

RadiosNet