LEYENDAS  9 de abril de 2019

Leyenda del Irupé

La leyenda o la creencia popular nos relata una hermosa historia acerca del Irupé...

 

Yasí-Rata era un aborigen guaraní famoso por su belleza y su dulzura. En guaraní significa estrella, y era el nombre apropiado para el joven, que amaba con desesperación a la reina de la noche, la luna. Pasaba largas horas conversando con ella ... ¡Y cómo lloraba cuando las nubes le ocultaban a su amada! Pero el amor de este indígena era un amor triste y sin consuelo porque solo podía hablar y ver a su novia desde muy lejos.

Cansado de lamentarse, decidió un día partir en su búsqueda. Primero subió al árbol más alto y extendió los brazos, pero todo fue en vano. Caminó y trepó la montaña más alta y tampoco pudo alcanzarla. Desesperanzado, comenzó a caminar hacia el ocaso, pensando sorprenderla cuando tocara el horizonte. La caminata fue tan larga que sus pies doloridos se lastimaron.

El pensaba que cualquier intento sería en vano. De pronto, cuando se inclinaba en un río para refrescarse, vio su imagen reflejada junto a la de su amada. Sin pensarlo, se arrojó a sus brazos, pero la Luna, se desvaneció y el agua se cerró sobre el indio enamorado para siempre.

¡Qué pena y tristeza sintió Tupá (Dios de los guaraníes)!

Compadecido del gran amor de Yasí-Rata, lo convirtió en la flor del lrupé, (plato del agua) así, siempre mirando al cielo, el joven pudo admirar a la Luna para siempre y conversar con ella todas las noches.

 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios