Hoy es martes 17 de septiembre de 2019 y son las 01:39 hs. Quieres vivir tranquilo? Olvídate del qué dirán. Empezamos a ser felices cuando dejamos de preocuparnos por lo que piensan los demás.

9 de mayo de 2019
Las predicciones de Rosa Guarú, la niñera de José Francisco de San Martín
Seis dé­ca­das y un lus­tro, atrás en el tiem­po, via­jé con mi Fal­con a la cos­ta del río Uru­guay y a la pro­vin­cia de Mi­sio­nes, pa­ra vi­si­tar y co­no­cer los pue­blos que na­cie­ron co­mo re­duc­cio­nes je­suí­ti­cas, con la in­ten­ción de ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre los pri­me­ros años de vi­da de Jo­sé Fran­cis­co de San Mar­tín, en su pue­blo na­tal.(Ró­mu­lo Ni­ca­nor Gon­zá­lez Ve­do­ya)

 

Al lle­gar a Ya­pe­yú don­de, en­tre otras co­sas, se en­cuen­tra el tem­ple­te que guar­da las rui­nas de su ca­sa pa­ter­na, me en­te­ré que un des­cen­dien­te di­rec­to de Ro­sa Gua­rú, la abo­ri­gen gua­ra­ní que cui­dó de Jo­sé Fran­cis­co sien­do ni­ño, po­día re­fe­rir­me al­gu­nas co­sas que re­ci­bió a tra­vés de las su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes de sus an­ces­tros que po­drí­an in­te­re­sar­me, y allí fui.

Pa­ra ello tu­ve que in­ter­nar­me, a ca­ba­llo, con un guía ofi­cio­so, en la que me pa­re­ció una sel­va vir­gen, de cen­te­na­rios ár­bo­les au­tóc­to­nos, de gran por­te. El su­pues­to “des­cen­dien­te di­rec­to” de la ni­ñe­ra de nues­tro hé­ro­e, cuan­do era ni­ño, vi­vía con su fa­mi­lia en un ran­cho, en un lu­gar pa­ra­di­sí­a­co a ori­llas de un pe­que­ño afluen­te del río Uru­guay, ob­te­nien­do el sus­ten­to pa­ra él y los su­yos de la ca­za, de la pes­ca y de una nu­tri­da huer­ta fa­mi­liar, ro­de­a­da de una em­pa­li­za­da, fru­to de la en­se­ñan­za de su le­ja­na fa­mi­lia que for­ma­ba par­te de la Re­duc­ción, en la que al­gu­nos si­guie­ron y otros op­ta­ron por vol­ver a la sel­va, de don­de pro­ve­ní­an, cuan­do el Rey de Es­pa­ña, por Cé­du­la Re­al del año 1767, ex­pul­só a los je­sui­tas, de­bien­do és­tos aban­do­nar las Re­duc­cio­nes.

Ca­be aco­tar que la Or­den Je­suí­ti­ca ad­qui­rió muy pron­to una inu­si­ta­da pre­pon­de­ran­cia, por el éxi­to lo­gra­do en to­dos sus em­pren­di­mien­tos, re­la­cio­na­dos so­bre to­do a la edu­ca­ción de los di­fe­ren­tes pue­blos abo­rí­ge­nes del pa­ís, lle­gan­do a te­ner gran fa­ma y po­der, lo que se­gu­ra­men­te dio lu­gar a que apa­rez­ca el ego­ís­mo, el te­mor y las crí­ti­cas in­fun­da­das, en quie­nes po­drí­an ver­se su­pues­ta­men­te afec­ta­dos, los que sin du­da al­gu­na ha­brí­an in­flui­do pa­ra que el Mo­nar­ca ha­ya po­di­do to­mar tan tre­men­da y mal­ha­da­da or­den de ex­pul­sión, con las con­se­cuen­tes pér­di­das que ello sig­ni­fi­có pa­ra la so­cie­dad his­pa­no ame­ri­ca­na, so­bre to­do pa­ra las abo­rí­ge­nes, me­di­da que más tar­de se de­ses­ti­mó sien­do re­ha­bi­li­ta­da la Or­den, co­mo co­rres­pon­dí­a.

Vol­vien­do a mi en­tre­vis­ta­do, és­te me re­la­tó que Ro­sa Gua­rú sen­tía un amor en­tra­ña­ble por el pe­que­ño y que la fiel abo­ri­gen, te­nién­do­lo en sus bra­zos, re­pe­tía una y otra vez: “¡Co mi­taí osé va­rá pe­teí ca­raí tui­chá àtui­chá!” (Tra­du­ci­do al es­pa­ñol, sig­ni­fi­ca: Es­te chi­co se­rá un hom­bre gran­de y po­de­ro­so). Pa­san­do los años, pe­ro aun en su ni­ñez, mi­rán­do­lo fi­ja­men­te le de­cí­a: “¡Us­ted, mi amo, tie­ne que des­de ya pre­pa­rar­se, por­que se­rá un hom­bre muy gran­de y po­de­ro­so!”.

Los pa­dres lo lle­va­ron a Jo­sé Fran­cis­co a Es­pa­ña, don­de lo in­ter­na­ron en el Co­le­gio de No­bles, pa­ra es­tu­diar la ca­rre­ra de las ar­mas, in­gre­san­do más tar­de en el ar­ma de ca­ba­lle­rí­a, don­de se dis­tin­guió en las ba­ta­llas de Bai­lén y Al­bue­ra, con­tra las fuer­zas na­po­le­ó­ni­cas, ac­cio­nes que le va­lie­ron el as­cen­so a Co­ro­nel, gra­do con el que vol­vió a su pa­tria, con otros pa­trio­tas, pa­ra ple­gar­se a las lu­chas de la eman­ci­pa­ción ame­ri­ca­na.

A Ro­sa Gua­rú le pro­me­tie­ron que ven­drí­an a bus­car­la, por­que que­dó muy tris­te con la au­sen­cia de su pe­que­ño amo, pro­me­sa que nun­ca se con­cre­tó.

Se­gu­ra­men­te, Ro­sa Gua­rú te­nía el “Don” que, so­la­men­te po­dría pro­ve­nir de Ñan­de Ya­ra (nues­tro Dios), pa­ra que se trans­for­me en Orá­cu­lo vi­vien­te, que le per­mi­ti­ría ex­pre­sar­se en su idio­ma gua­ra­ní, con la se­gu­ri­dad de un ser pre­des­ti­na­do, por ar­ca­no de­sig­nio, con to­da la ver­dad so­bre el fu­tu­ro del Li­ber­ta­dor de Amé­ri­ca y Pa­dre de la Pa­tria.

 

 

Rómulo Nicanor Fernández Vedoya, para Diario Época



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Vacuno con rostro similar a un ser humano
Docente de Alvear, viaja becado a Estados Unidos.
Alvear y Estingana: ganaderos denuncian ataque constante de cuatreros
Gripe A: Se confirma un caso en nuestra ciudad
Oscar ´Huevo´ Lima, flamante Presidente de la Liga cruceña de Fútbol
 
 

MENSAJES EN NOTICIAS

 
 

HOY ES

 
Martes 17 de Septiembre de 2019
 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en La Cruz
 

 

Clima en La Cruz, Corrientes

14°C

Un chubasco

HORÓSCOPO

 
Leo
LEO (del 24 de julio al 23 de agosto)

Se cierra un capitulo en tu vida y tienes la oportunidad de empezar de nuevo. Valora las experiencias aprendidas hasta ahora. El amor no da lugar para egoísmos. Aprende a compartir con tu pareja en lugar de esperar que te de todo de ella. Que tus emociones no trasciendan en tu ambiente laboral. Muéstrate sereno e inalterable, no des señales de debilidad.Sugerencia: Que la inmadurez no cubra tus ojos de la realidad. Percátate de que no eres el centro del universo y que no estas excepto de equivocaciones.

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
54.78
58.78

 

LO MAS LEIDO DESDE EL INICIO

 
Ya es Ley la prohibición de maltrato a animales en la provincia de Corrientes
Ejército Argentino: Abre la inscripción para Soldados Voluntarios
Abren las inscripciones para la Escuela de Gendarmería Nacional
Leyenda de la Flor del Ceibo
Alvear: Niña de 11 años filma mientras su padrastro la sometía sexualmente
 

RadiosNet