YAPEYú  9 de mayo de 2019

Las predicciones de Rosa Guarú, la niñera de José Francisco de San Martín

Seis dé­ca­das y un lus­tro, atrás en el tiem­po, via­jé con mi Fal­con a la cos­ta del río Uru­guay y a la pro­vin­cia de Mi­sio­nes, pa­ra vi­si­tar y co­no­cer los pue­blos que na­cie­ron co­mo re­duc­cio­nes je­suí­ti­cas, con la in­ten­ción de ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre los pri­me­ros años de vi­da de Jo­sé Fran­cis­co de San Mar­tín, en su pue­blo na­tal.(Ró­mu­lo Ni­ca­nor Gon­zá­lez Ve­do­ya)

 

Al lle­gar a Ya­pe­yú don­de, en­tre otras co­sas, se en­cuen­tra el tem­ple­te que guar­da las rui­nas de su ca­sa pa­ter­na, me en­te­ré que un des­cen­dien­te di­rec­to de Ro­sa Gua­rú, la abo­ri­gen gua­ra­ní que cui­dó de Jo­sé Fran­cis­co sien­do ni­ño, po­día re­fe­rir­me al­gu­nas co­sas que re­ci­bió a tra­vés de las su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes de sus an­ces­tros que po­drí­an in­te­re­sar­me, y allí fui.

Pa­ra ello tu­ve que in­ter­nar­me, a ca­ba­llo, con un guía ofi­cio­so, en la que me pa­re­ció una sel­va vir­gen, de cen­te­na­rios ár­bo­les au­tóc­to­nos, de gran por­te. El su­pues­to “des­cen­dien­te di­rec­to” de la ni­ñe­ra de nues­tro hé­ro­e, cuan­do era ni­ño, vi­vía con su fa­mi­lia en un ran­cho, en un lu­gar pa­ra­di­sí­a­co a ori­llas de un pe­que­ño afluen­te del río Uru­guay, ob­te­nien­do el sus­ten­to pa­ra él y los su­yos de la ca­za, de la pes­ca y de una nu­tri­da huer­ta fa­mi­liar, ro­de­a­da de una em­pa­li­za­da, fru­to de la en­se­ñan­za de su le­ja­na fa­mi­lia que for­ma­ba par­te de la Re­duc­ción, en la que al­gu­nos si­guie­ron y otros op­ta­ron por vol­ver a la sel­va, de don­de pro­ve­ní­an, cuan­do el Rey de Es­pa­ña, por Cé­du­la Re­al del año 1767, ex­pul­só a los je­sui­tas, de­bien­do és­tos aban­do­nar las Re­duc­cio­nes.

Ca­be aco­tar que la Or­den Je­suí­ti­ca ad­qui­rió muy pron­to una inu­si­ta­da pre­pon­de­ran­cia, por el éxi­to lo­gra­do en to­dos sus em­pren­di­mien­tos, re­la­cio­na­dos so­bre to­do a la edu­ca­ción de los di­fe­ren­tes pue­blos abo­rí­ge­nes del pa­ís, lle­gan­do a te­ner gran fa­ma y po­der, lo que se­gu­ra­men­te dio lu­gar a que apa­rez­ca el ego­ís­mo, el te­mor y las crí­ti­cas in­fun­da­das, en quie­nes po­drí­an ver­se su­pues­ta­men­te afec­ta­dos, los que sin du­da al­gu­na ha­brí­an in­flui­do pa­ra que el Mo­nar­ca ha­ya po­di­do to­mar tan tre­men­da y mal­ha­da­da or­den de ex­pul­sión, con las con­se­cuen­tes pér­di­das que ello sig­ni­fi­có pa­ra la so­cie­dad his­pa­no ame­ri­ca­na, so­bre to­do pa­ra las abo­rí­ge­nes, me­di­da que más tar­de se de­ses­ti­mó sien­do re­ha­bi­li­ta­da la Or­den, co­mo co­rres­pon­dí­a.

Vol­vien­do a mi en­tre­vis­ta­do, és­te me re­la­tó que Ro­sa Gua­rú sen­tía un amor en­tra­ña­ble por el pe­que­ño y que la fiel abo­ri­gen, te­nién­do­lo en sus bra­zos, re­pe­tía una y otra vez: “¡Co mi­taí osé va­rá pe­teí ca­raí tui­chá àtui­chá!” (Tra­du­ci­do al es­pa­ñol, sig­ni­fi­ca: Es­te chi­co se­rá un hom­bre gran­de y po­de­ro­so). Pa­san­do los años, pe­ro aun en su ni­ñez, mi­rán­do­lo fi­ja­men­te le de­cí­a: “¡Us­ted, mi amo, tie­ne que des­de ya pre­pa­rar­se, por­que se­rá un hom­bre muy gran­de y po­de­ro­so!”.

Los pa­dres lo lle­va­ron a Jo­sé Fran­cis­co a Es­pa­ña, don­de lo in­ter­na­ron en el Co­le­gio de No­bles, pa­ra es­tu­diar la ca­rre­ra de las ar­mas, in­gre­san­do más tar­de en el ar­ma de ca­ba­lle­rí­a, don­de se dis­tin­guió en las ba­ta­llas de Bai­lén y Al­bue­ra, con­tra las fuer­zas na­po­le­ó­ni­cas, ac­cio­nes que le va­lie­ron el as­cen­so a Co­ro­nel, gra­do con el que vol­vió a su pa­tria, con otros pa­trio­tas, pa­ra ple­gar­se a las lu­chas de la eman­ci­pa­ción ame­ri­ca­na.

A Ro­sa Gua­rú le pro­me­tie­ron que ven­drí­an a bus­car­la, por­que que­dó muy tris­te con la au­sen­cia de su pe­que­ño amo, pro­me­sa que nun­ca se con­cre­tó.

Se­gu­ra­men­te, Ro­sa Gua­rú te­nía el “Don” que, so­la­men­te po­dría pro­ve­nir de Ñan­de Ya­ra (nues­tro Dios), pa­ra que se trans­for­me en Orá­cu­lo vi­vien­te, que le per­mi­ti­ría ex­pre­sar­se en su idio­ma gua­ra­ní, con la se­gu­ri­dad de un ser pre­des­ti­na­do, por ar­ca­no de­sig­nio, con to­da la ver­dad so­bre el fu­tu­ro del Li­ber­ta­dor de Amé­ri­ca y Pa­dre de la Pa­tria.

 

 

Rómulo Nicanor Fernández Vedoya, para Diario Época

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios